28
Ago
08

Roma, la ciudad eterna

Hola a tod@s,

Como ya expliqué en la entrada previa, el pasado 12 de agosto embarcamos en un avión de Alitalia con el fin de pasar 5 días en la histórica ciudad de Roma.

Carácter del viaje

Antes que nada, creo que debo exponer la situación de este viaje, pues es algo que marca su desarrollo fotográfico (y es que este es un blog de fotografía):

Este viaje a Roma es un viaje de carácter vacacional, como el que hace todo el mundo. En este caso, se trata de un viaje que comparten dos personas: una de ellas aficionada a la fotografía y otra que hace fotos como haría cualquiera fuera de su ciudad, pero sin más pretensiones.
Esto marca en cierto modo el devenir fotográfico del viaje, pues yo debo mirar por la comodidad común y no solo por la fotografía. ¿En que se traduce esto?: en tratar de hacer las fotos bien y rápido. Nada de esperar un rato a ver si sucede algo interesante, o de colocar el trípode para cada foto de arquitectura… Cámara en mano, ISO correspondiente, apuntar y disparar.

La toma de fotografías

Un apartado aparte merece la explicación acerca de la toma de fotografías en Roma. Previamente había buscado experiencias de otros viajeros, encontrándome explicaciones de los dos extremos: unos habían podido fotografiar sin problemas y a otros se lo pusieron más difícil.

En mi caso particular, he vuelvo bastante contento. Como ciudad turística que es, son escasas las limitaciones a la hora de tomar fotografías en Roma. Y las que había, a mi me parecieron bastante razonables. Se prohibía hacer fotos en catacumbas, tumbas papales y durante la celebración de oficios.
En otros casos, podías hacer fotos y usar el flash pero no el trípode (supongo que tratando de evitar el estorbo que supone).

Todo es susceptible de mejora, pero todo me ha parecido bastante adecuado.

Equipo fotográfico

A la hora de elegir el equipo que me iba a llevar a Roma, dos eran las cosas a tener en cuenta: poder llevarlo como equipaje de mano en el avión y que no supusiese una carga muy pesada a la hora de caminar por la ciudad.

Con estas dos premisas, el equipo se limitó a:

Canon EOS 350D
Objetivo 18-55
Objetivo 50 mm f:1.8
Objetivo 28-135 IS
Flash Metz 58 AF-1
Fuji Finepix A820
Trípode Manfrotto Modo 785B
Mochila Lowepro Slingshot 200 AW
Notebook Medion Akoya Mini

Y ahora unos datos:
Fotos totales: 1123
Fotos tomadas con la 350D: 1014

De ellas:

Tomadas con el 18-55: 800
Tomadas con el 28-135: 110
Tomadas con el 50: 104

Sorprendentemente para mi, el “pisapapeles” se convirtió en un buen objetivo “todo terreno”, para llevarlo casi siempre puesto en la cámara. Cuando necesitaba más luminosidad era hora de sacar de la mochila el 50 mm 1.8 y, cuando el objeto de la toma estaba lejos, el 28-135.

Lo que me hacen plantearme estos resultados, es algo que hago desde hace ya tiempo: ¿calidad óptica superlativa o cosas mas “tangibles”: focal, luminosidad…?
Esta claro que lo mejor sería tener las dos cosas. En este caso, la opción sería el Canon 16-35 f:2.8 pero…
$$$$
¿Entonces? ¿El muchas veces recomendado 17-40 f:4? Para mi gusto le falta luminosidad. Creo que el Tamron 17-50 f:2.8 o incluso el Canon 17-85 IS serían una gran opción, pese a ser de peor calidad óptica y sólo válidos para réflex digitales de sensor pequeño.

Por otra parte, para completar el abanico de objetivos para un viaje de estas características pienso el valor de un ultra gran angular: 10-22, 12-24… Todo llegará.


Otra cosa: el tiempo

Caluroso durante los 5 días que estuvimos allí. No es un calor agobiante, pues la humedad es escasa. Recomendable usar protección solar.

Adelante…

Bueno, pues soltadas estas primeras parrafadas y ante la creciente presión popular (2 personas xD) empiezo a colgar alguna foto, aunque sea de procesado rápido.

El inicio: Barcelona-Roma

Dejando de lado el traslado en autobús hasta allí, el viaje comienza (como todo viaje largo) en el aeropuerto.
Llegamos a El Prat, facturamos el equipaje y vamos a coger fuerzas mientras esperamos la hora de embarque. Y yo ya comienzo a disparar.

Detalles en el aeropuerto:


Y el ambiente:

Tras una hora y cuarenta y cinco minutos de vuelo (donde no me permitieron sacar fotos), llegamos al aeropuerto de Fiumicino, también llamado aeropuerto Leonardo da Vinci. Si bien a la llegada no tuvimos ocasión de verlo, solo de recoger las maletas e irnos, antes de tomar el avión de vuelta pudimos constatar su tamaño y que no puede negarse su “toque italiano”, entre otras cosas por el nivel de sus tiendas:


Una vez fuera del aeropuerto nos dirigimos a la estación de tren, donde tomaremos el “Leonardo Express”. Este tren comunica directamente, con una frecuencia de media hora y sin paradas, el aeropuerto de Fiumicino con la estación de Termini de Roma.

Este es el tren y la que está detrás del mapa es Mònica, siempre dispuesta a salir en la foto xD:

La estación de Termini es la estación principal de Roma, destino de todos los trenes, lugar donde se cruzan las dos líneas de metro de la ciudad, donde finalizan gran parte de los autobuses urbanos… Una estación grande con oficinas de turismo, de alquiler de coches, tiendas, lugares para comer y… ¡una capilla!. Vamos, de todo…

Un detalle de la estación (siento no tener fotos de la capilla):

Ya estamos en Roma, con muchas cosas por ver y vivir. Pero eso ya lo comienzo en el siguiente post.

Un saludo

Anuncios

6 Responses to “Roma, la ciudad eterna”


  1. agosto 29, 2008 en 5:32 pm

    Pues para querer ir ligero ibas bien cargado eh?? Yo el trípode me lo llevo la próxima semana a Lisboa, pero porque vamos dos colgaos de las fotos, aunque se quedará en el coche casi todo el tiempo, me da una pereza usarlo que no veas… 😀

    Yo como todo-terreno me llevaré mi amado 24-105mm, estoy encantado con él. Para mi al 17-40mm no le falta luminosidad, es un objetivo para utilizar normalmente con diafragmas más cerrado, da más calidad, paisajes, tomas con profundidad de campo, etc.

    Te seguiré a mi vuelta de vacaciones, te tengo fichao 😉

  2. 2 Sergio Rodríguez, "Serginho"
    agosto 29, 2008 en 9:48 pm

    jejeje compara (además de que tiene más equipo que yo, claro…) todo lo que se llevo broker a Escocia con lo que me he llevado yo.

    El trípode este es pequeño y ligero. Suponía que como mucho lo usaría para alguna nocturna y asi fué. La cámara encima tiembla como si estuviese al final de una cucaña de 50 metros, pero bueno… Lo suyo era llevar (y esa seguirá siendo su función) un trípode “por si acaso”. Cuando se que durante la salida es muy probable que necesite trípode, me llevo el 190.

    En lo del objetivo estoy de acuerdo pero, dada mi manía al flash, también necesitaba poder usarlo dentro de las iglesias, con poca luz (otra cosa era la profundidad de campo). Y ahí tenía que usar el 50.

    Disfruta esas vacaciones. Lisboa es otra ciudad que me llama la atención. A ver que traes (aparte de más gases de comer fabada a la vuelta por el norte xD)

    Un saludo 🙂

  3. 3 Mònica
    agosto 30, 2008 en 10:51 pm

    Ui, sí, superdisposada a sortir a la foto… Sobretot en aquesta: he quedat més afavorida… :p Vull més fotos de Romaaaaa! 😀

  4. 4 Sergio Rodríguez, "Serginho"
    agosto 30, 2008 en 11:02 pm

    Paciencia 😉

    Un abrazote

  5. septiembre 3, 2008 en 3:14 pm

    Ey hemos vuelto de vacaciones y ya estamos deseando que nos muestres las tuyas de Roma! Queremos ver tus fotos ya!!! jeje

    Saludos

  6. 6 Sergio Rodríguez, "Serginho"
    septiembre 5, 2008 en 11:54 am

    Hola chicos,

    Feliz retorno de vacaciones jeje.

    A ver si me pongo en serio con esto. Lo peor es escribir los textos jeje 🙂

    Un saludo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: